Bucear en Tenerife

Tenerife ofrece a los amantes del submarinismo inmejorables condiciones para la práctica del mismo, como nadar entre un cardumen de brillantes peces o alimentar a grandes rayas, o bucear entre los restos de viejas embarcaciones que antiguamente cumplían una función muy distinta a la actual, como la de servir de hogar a las diferentes especies marinas que viven en nuestros mares.

En Tenerife se localizan unos treinta puntos de inmersión repartidos por toda la costa, donde es posible descubrir una interesante flora y fauna marinas, así como restos de barcos hundidos, tal y como mencionábamos anteriormente. Los mejores sitios para bucear son, entre otros, Las Galletas, Playa Paraíso y la Punta de la Rasca al Sur, así como Garachico, Puerto de la Cruz o la Punta de Teno al Norte, lugares en los que pueden disfrutar desde expertos buceadores hasta los más novatos, siempre teniendo el cuidado requerido y actuar con responsabilidad

Los peces más frecuentes en fondos rocosos son el mero, el abade, la vieja, salemas, sargos, congrios, morenas, cabrillas, catalufas, rascacios, alfonsiños y chernes. En fondos de arena y piedra aparecen samas y pargos, bocinegros, brecas y besugos, chopas y corvinas, mientras que en los fondos de fango y arena se encuentran salmonetes, chuchos, angelotes, cazones y la merluza canaria.

En el litoral tinerfeño se conservan ecosistemas marinos con un alto número de endemismos. Destaca la presencia de especies de tortugas de interés, como la tortuga boba, y de una colonia permanente de calderones tropicales o ballenas piloto frente a las costas del Sur, avistándose también con frecuencia el delfín mular. Estas dos especies de cetáceos viven de forma permanente en el canal entre Tenerife y La Gomera.

Si aún no tienes la titulación requerida para la práctica del submarinismo, en la isla existen diversos clubes en los que poder realizar los cursos correspondientes para obtener dichos títulos y cumplir así con la normativa.

Siempre hay que reiterar que esta práctica siempre debe ir acompañada por la responsabilidad del que la practica y por el respeto por el medio en dónde la desarrolla, por lo que nunca debemos molestar a la fauna y no arrojar basuras al mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR